Imprimir

Queso vegano curado de macadamias

Ingredientes

Para el Rejuvelac (Agua encimática o probiótica)

Para el Queso

Instrucciones

Día 1

  1. Activamos las semillas remojándolas en un bote de cristal con agua durante 8 horas, (yo lo dejo por la noche).

Día 2

  1. Escurrimos la quinoa y la ponemos sobre un colador, debajo ponemos un bol para que no escurra el agua y lo tapamos con un trapo o tela para que no le de la luz directa. Lo dejamos todo día y lo vamos aclarando e hidratando cada 8 horas, es decir unas dos veces al día.

Día 3

  1. Ponemos las semillas germinadas en un tarro limpio de cristal de 1 litro, añadimos agua limpia y tapamos el tarro con una gasa o tela que deje pasar el aire, ajustamos con una goma o cordón y dejamos reposar 24 horas para que fermente.
  2. Ponemos las nueces de macadamia a remojo en un bol durante 24 horas.

Día 4

  1. Observamos nuestro tarro de rejuvelac, si le damos unos golpecitos veremos que salen burbujas hacia arriba, eso significa que nuestra agua encimática esta lista.
  2. Colamos nuestro rejuvelac, con la quinoa germinada podemos hacer otra vez más rejuvelac dejándolo fermentar en la mitad de tiempo 12 horas si queremos pero con lo que hemos preparado hay más que suficiente. Conservamos en la nevera en un bote de cristal cerrado herméticamente.
  3. En una batidora potente, ponemos nuestras nueces de macadamia, 1 taza de rejuvelac y una pizca de sal, batimos durante 10 minutos o el tiempo suficiente para que se haga una pasta muy suave, si vemos que nuestra batidora no puede con la mezcla, la ayudamos añadiendo un poco más de rejuvelac.
  4. Una vez está batido vertemos sobre una gasa, muselina o tela para leches vegetales y hacemos un nudo, veremos que empieza a escurrir el líquido, lo dejamos colgando con un bol debajo para que recoja el líquido, o bien apoyado en el bol sobre un colador con un tarro lleno de agua para que con el peso escurra bien el líquido. 
  5. Dejamos reposar y escurrir durante 24 horas.

Día 5 al 11

  1. Sacamos de la gasa el queso, veremos que nos ha quedado una bola consistente.
  2. Le damos forma con la ayuda de un aro o de nuestras manos para que quede más rústico. 
  3. Ponemos el queso sobre una hoja de papel de hornear y un plato.
  4. Mezclamos el miso blanco con el rejuvelac y formamos una pasta, con la ayuda de un pincel pintamos el queso de manera uniforme salvo la parte que apoya.
  5. Dejamos reposar el queso durante 3 días, al tercer día le damos la vuelta, volvemos a preparar miso con rejuvelac y pintamos la parte que faltaba y dejamos reposar durante otros 3 días.
  6. Podemos dejarlo más tiempo si queremos un queso más fuerte, aunque a mi me encantó el sabor dejándolo 6 días curar, lo guardamos en la nevera y nos puede aguantar un par de semanas, si lo dejamos más puede cambiarle el sabor y ponerse más fuerte.

Notas

  • Si os sale moho blanco en el proceso de curación del queso, cosa completamente normal, podéis dejarlo, no pasa nada por comerlo, o retirarlo cuidadosamente con un cuchillo.
  • Si os sale moho verde debeis retirarlo con un cuchillo.
  • Si sale moho rojo amarillo o de color feo, debéis desechar el queso.

Receta por Veganisimo en http://veganisimo.org/queso-vegano-curado-de-macadamias/